CASOS LEGAL > Lima

Caso Sótanos SIE


Hechos

Durante el año 1993, se suscitaron diversas detenciones arbitrarias por parte de agentes de inteligencia del Ejército en la ciudad de Lima. Justiniano Najarro Rúa, ex catedrático de la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, en Ayacucho, en 1993 era dueño de una panadería en la Cooperativa Uranmarca, San Juan de Miraflores.

El 30 de marzo de 1993, falleció el Sub Oficial EP y agente del SIN, Manuel Meléndez Rojas, vecino y amigo de Justiniano Najarro, cuyo cadáver tenía un cartel que decía “Muerte a los genocidas, PCP-SL” y junto a éste, una bolsa de pan.Los policías visitaron el hogar de Najarro donde se comprobó que el pan encontrado no era elaborado en la panadería de Justiniano.

El 14 de junio de 1993, miembros del Ejército inició un operativo en la zona de Uranmarca y por la noche, agentes de la DINCOTE registraron el domicilio de Najarro, dejándole tras la inspección una notificación para que se presente el 16 de junio ante la unidad Delta 3 de la DINCOTE, fecha en la cual se presentó y luego de haberle tomado su declaración le indicaron que no había nada contra él.

El 6 de julio, el ex catedrático de la Universidad San Cristóbal de Huamanga, Justiniano Najarro Rúa fue detenido junto con su sobrino menor de edad, luego de que ambos se dirigían a pie rumbo a su domicilio en San Juan de Miraflores. Ellos fueron interceptados por un vehículo del que descendieron 2 hombres armados, obligándolos a subir.  Fueron conducidos a un lugar desconocido, donde fueron maltratados. El sobrino de Najarro fue liberado horas después.  Justiniano no volvió a ser visto.

Estudiantes del Callao

El 17 de agosto, un grupo de estudiantes de la Universidad del Callao estaban haciendo una protesta por el sticker universitario del medio pasaje, circunstancias en las cuales, se percataron de la presencia de personas extrañas que estaban filmando el evento, logrando arrebatarle la cámara y la cinta de video. Horas después, personal de inteligencia de la Marina se apersonó al domicilio del estudiante de economía de la citada universidad, Martín Roca Casas, para exigir la devolución del video cassette. Al no encontrarlo, regresaron al día siguiente, en un mayor número, incursionando en el domicilio del estudiante mas no encontraron nada.  Los días siguientes Martín y su familia notaron la presencia de personas extrañas que vigilaban su domicilio. El 5 de octubre, Martín Roca Casas salió de su domicilio rumbo a la universidad pero no regresó más. Habría sido detenido por miembros del Servicio de Inteligencia del Ejército, conducido a los sótanos, interrogado y desaparecido.Finalmente, el 16 de diciembre de 1993, Kenneth Anzualdo Castro, también estudiante de Economía de la misma universidad, fue detenido cuando se encontraba en un bus de transporte público rumbo a su domicilio. Eran aproximadamente las 8 y 30 de la noche cuando luego de despedirse de sus amigos en las cercanías a la universidad, abordó el bus de la Línea 19B, cuando antes de llegar a la Av. La Paz en el Callao (unas cuadras de su casa), el vehículo es interceptado por otro de color celeste, del cual descendieron hombres vestidos de civil, armados, quienes obligaron al chofer y cobrador a parar la unidad, y de la cual descendieron a una pareja de enamorados y al estudiante Anzualdo Castro. Habría sido detenido por miembros del Servicio de Inteligencia del Ejército, conducido a los sótanos, interrogado y desaparecido. La detención de Kenneth fue días antes que debía rendir su testimonial ante la fiscalía por el caso de Martín Roca. Hoy Justiniano, Martín y Kenneth siguen desaparecidos, desconociéndose su paradero pese a la búsqueda intensa por parte sus familiares.

Ruta judicial

Pese a las denuncias iniciales en 1993, no se investigó exhaustivamente los hechos ni se conocieron el nombre de los autores de tan horribles hechos. Los dos primeros casos fueron acogidos por la Comisión Interamericana de derechos humanos (CIDH) formando parte del Comunicado Conjunto suscrito entre el Estado Peruano y esta instancia internacional.El caso de Kenneth Anzualdo también fue llevado ante el Sistema Interamericano y en el 2010, la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió una sentencia en la que condenó al Estado Peruano por la desaparición del estudiante y la no debida investigación de los hechos.A nivel interno, recién en el 2010, unos días antes de realizarse la audiencia ante la Corte interamericana, la fiscalía de derechos humanos formaliza denuncia contra Vladimiro Montesinos y otros por el delito de desaparición forzada en agravio de Justiniano Najarro, Martín roca y Kenneth Anzualdo.En el 2012 la 2da Sala Liquidadora Anticorrupción  dio inicio al juicio oral, el mismo que se quebró en diciembre de ese mismo año, por el cambio de dos de los magistrados.El segundo juicio oral se inicio en enero del 2013 el mismo que continua hasta la actualidad.