NOTAS DE PRENSA > Derechos HumanosLegalMemoria

24 años de un injusto crimen de lesa humanidad: detención, desaparición y asesinato de campesinos del Santa


Jueves 7 de abril del 2016

Hoy se cumplen 24 años del secuestro, desaparición y asesinato a sangre fría de 9 campesinos de los asentamientos humanos “La Huaca”, “Javier Heraud” y San Carlos del distrito de Santa, de la provincia de Santa, Región de Ancash.

Las víctimas, Gilmer Ramiro León Velásquez, Pedro Pablo López Gonzáles, Denis Atilio Castillo Chávez, Pedro Federico Coquis Vásquez, Jesús Manfredo Noriega Ríos, Jesús Roberto Barrientos Velásquez, Carlos Alberto Barrientos Velásquez, Carlos Martín Tarazona More y Jorge Luis Tarazona More, fueron detenidas violentamente por un comando del escuadrón asesino “Colina” dirigido por el ex Mayor del Ejército Santiago Martin Rivas y organizado por el ex Presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas Nicolás de Bari Hermoza Ríos, bajo órdenes precisas del ex presidente Alberto Fujimori y su asesor Vladimiro Montesinos.

A poco menos que un cuarto de siglo de ese repudiable crimen, queda claro, a la luz de todos los acontecimientos posteriores y del Informe de la Comisión de la Verdad, que ese fue un asesinato selectivo, premeditado, planificado, con objetivos políticos de sembrar el terror y el miedo entre la población del distrito de Santa y de todo el país. Un perverso modo de conducir la política del país para reprimir los reclamos y la lucha reivindicativa de los trabajadores, bajo el pretexto de combatir al terrorismo.

Estas características saltan claramente de los entretelones de este operativo, que los diversos procesos judiciales sobre el caso y la investigación de la Comisión de la Verdad, han develado. Aquí se juntan intereses de un empresario privado del valle del Santa de apellido Fung, amigo del hermano del Presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, para enfrentar los reclamos de sus trabajadores. Hechos paralelos del grupo subversivo Sendero Luminoso y su presencia en la zona, que cualquier investigación de rutina, tendría que reconocer que tenían naturaleza y actores distintos, sirvieron de pretexto para eliminar a dirigentes campesinos.

El hecho de que el comando asesino, no haya vacilado en incluir entre sus víctimas a personas completamente casuales, que no estaban en su lista amañada, remarca el nivel de voluntad violentista, maquiavélica y de comisión de delitos de lesa humanidad que acusa el hecho.

El 04 de agosto de 2011, luego de 19 años de haber ocurrido los hechos A la altura del Km. 468 de la carretera Panamericana Norte, en el descampado de Huaca Corral, a 200 metros de dicha autopista, en la zona de Coscomba, en la provincia de Virú, se encontraron los restos de las 9 víctimas del caso El Santa. Los restos humanos tenían signos de haber sido atados y de disparos de armas de fuego en sus cráneos. En noviembre de ese mismo año, luego de ser debidamente identificados, dichos restos fueron entregados a sus familiares para luego ser enterrados en el cementerio local de El Santa.

Luego de marchas y contramarchas en el poder judicial, debido a las espurias leyes de amnistía de 1995, por fin el 20 de marzo de 2013, la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema confirmó las condenas a Vladimiro Montesinos Torres, Nicolás Hermoza Ríos, Julio Salazar Monroe y miembros del destacamento Colina, las cuales varían entre 15 a 25 años de prisión, por los delitos de homicidio calificado y asociación ilícita para delinquir.

El 7 de abril la Asociación Pro Derechos Humanos, continuando con su tarea de lograr justicia para las víctimas y sus familiares, presentó un escrito ante la Sala y Juzgado Liquidador de la Corte Suprema solicitando la ejecución de la sentencia que consideraba el pago de 100 mil soles por cada una de las víctimas, a sus deudos. Sin embargo, la justicia, en este aspecto todavía no llega, a 24 años de ese atentado de lesa humanidad.

Oficina de Comunicaciones de APRODEH.

Tags:
Descargar