Corte Interamericana de Derechos Humanos declara culpable al Estado Peruano: Sentencia en Costa Rica por desaparición forzada de militar peruano, en 1984, es recibida con júbilo por sus familiares


jueves 18 de agosto del 2016

La viuda del Sub Oficial del Ejército Peruano Rigoberto Tenorio Roca, Cipriana Huamaní recibió con gran emoción y alegría la noticia de la sentencia en favor de su esposo desaparecido por los infantes de Marina, en Huanta, en 1984. “Al escuchar a la Sra. Cipriana decirme que está llorando, pero, que después de mucho tiempo, ahora su llanto es de alegría, supe que todo sacrificio siempre valdrá la pena” señaló el abogado Christian Huaylinos, integrante del equipo legal de la Asociación Pro Derechos Humanos, APRODEH.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en San José de Costa Rica, notificó el pasado miércoles 17 de agosto de 2016, sobre el tenor de la Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas en el Caso Tenorio Roca y otros contra el Perú por el delito de Desaparición Forzada y otros. La Corte declaró responsable internacionalmente a la República Peruana por la desaparición del profesor de Instrucción Pre Militar del Colegio Secundario de Huanta “Gonzales Vigil”, por vulnerar las garantías judiciales, violar el debido proceso, así como por negligencia en encontrar y sancionar a los culpables de ese crimen.

La doctora Gloria Cano, directora de APRODEH, por su parte, indicó que aun teniendo dificultades económicas “no podíamos abandonar a la víctimas en un momento crucial, no teníamos dinero pero igual tomamos la decisión de aumentar nuestro déficit y cumplir”. El ex Director Fundador de Aprodeh, Francisco Soberón, por su parte, felicitó al equipo legal de Aprodeh y reconoció la tenaz lucha de la señora Cipriana Huamaní, esposa de la víctima, y de sus hijos, durante estos largos 32 años.

El Sub Oficial Rigoberto Tenorio fue detenido un 7 de julio de 1984, al promediar las dos de la tarde, en momentos en que viajaba de Huanta a Ayacucho, para saber el resultado de su postulación a un puesto de Responsable de la Oficina de Reclutamiento del Ejército en dicha ciudad. Luego de su violenta detención fue conducido al cuartel de los Infantes de Marina en el Estadio Municipal de Huanta, donde fue interrogado y torturado, y de donde nunca llegó a salir con vida. Su detención fue negada, en todo momento a sus familiares, a pesar que ésta se produjo en presencia de su esposa, y varios testigos en un bus de la empresa Hidalgo.

Como profesor de Instrucción Pre Militar en el colegio Gonzales Vigil de Huanta, apoyó a muchos de sus estudiantes que eran acusados de sospechosos de terrorismo debido a la política sistemática violatoria de los derechos humanos. Se supone que el haber abogado por sus alumnos lo colocó en la línea de mira de esa censurable política, puesto que inclusive la casa de uno de sus compañeros, el Sub Oficial Juan Rojas, que se interesó por su colega, fue allanada varias veces por los infantes de Marina.

La Asociación Pro Derechos Humanos espera que el Gobierno Peruano cumpla con todas las recomendaciones que se desprenden de la Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el sentido de reparar a los familiares de las víctimas y de concluir debidamente las investigaciones y la sanción a los culpables materiales e intelectuales de este crimen.

Lima, 18 de agosto de 2016

…………………………………………………..

Oficina de Comunicaciones de APRODEH

Teléfonos 431 0482, 431 4837, anexo 103

Tags:
Descargar