Familiares de las víctimas cuestionan sentencia contra militares involucrados en la desaparición de 53 personas


Viernes 18 de agosto del 2017

Reconocen, sin embargo, que ha sido establecida la verdad sobre el mayor centro de violación de derechos humanos, en el Perú, en el período de la violencia política

 

Cuestionable sentencia. El Colegiado B de la Sala Penal Nacional del Poder Judicial dictó en la madrugada de hoy viernes 18 de agosto sentencia contra los procesados de tortura, desaparición forzada y ejecución extrajudicial cometidos en Ayacucho en 1983 en el conocido caso “Cabitos”, la cual es considerada como muy “cuestionable e indignante” por los familiares de las víctimas.

“Estamos muy indignados porque la sentencia fue solo para dos de los procesados. Queremos verlos a todos en la cárcel y que paguen por los delitos que cometieron” comentó muy indignada Juana Carrión Jaules, Presidenta de la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú ANFASEP. Otros familiares denunciaron también el hecho de que en la sentencia no se hayan nombrado a varias víctimas.

Al igual que ellos, muchos otros familiares como esposas e hijos, pidieron incluso “cadena perpetua” para todos los procesados. Ellos siguieron muy de cerca este importante acontecimiento, el cual marca un episodio histórico en la lucha por la justicia y la verdad en materia de derechos humanos del Perú, pues este caso que fue denunciado hace más de 34 años y se venía procesando judicialmente desde hace más de 11 años de los cuáles 6 años fueron de juicio oral.

Por otra parte los familiares de las víctimas mostraron también gran preocupación por peligro de fuga de los sentenciados, pues dada la lectura de sentencia en contra de dos de ellos, se presume su clandestinidad o fuga del país.  En ese sentido el Presidente de la Sala Penal Luis Brousett, envió “orden de captura internacional” para dos de los procesados. Es necesario resaltar que Carlos Arnaldo Briceño Zevallos tiene nacionalidad estadounidense.

 

LOS INCULPADOS          

Pedro Edgar Paz Avendaño (79), Jefe de Inteligencia en el destacamento de la llamada Casa Rosada de Ayacucho recibió una condena de 23 años de cárcel tras ser señalado como autor mediato en el crimen de Luis Barrientos Taco y de la desaparición de Arquímedes Ascarza y otros.   

Humberto Bari Orbegoso Talavera (75) Jefe de Cuartel Los Cabitos, quien junto con los demás procesados, fue determinado como reo contumaz (por no acudir a la lectura a pesar de ser requerido por la justicia) recibió una condena de 30 años de cárcel.

La Sala Penal reservó la condena para el procesado Julio Carbajal D´Angelo, por haber fallecido durante el proceso. El ex Comandante General de las Fuerzas Armadas, Carlos Arnaldo Briceño Zevallos, y el ex Jefe de Estado Mayor Operativo, Carlos Millones D´stefano, no fueron sentenciados por “salud mental”. Para ellos se ordenó su evaluación “cada 9 meses”, a fin de definir si pueden ser sometidos a proceso, en el futuro. Por otra parte, Arturo Moreno Alcántara no recibió ninguna condena por no estar presente en la Sala. Roberto Saldaña Vásquez, ex Jefe de Estado Mayor Administrativo, fue absuelto por “pruebas insuficientes en su contra”.

FAMILIARES SIEMPRE DIJERON LA VERDAD

En declaraciones a APRODEH, los familiares de las víctimas, reafirmaron hoy viernes 18 de agosto su firme posición de haber dicho “siempre la verdad” ante el Poder Judicial, la Comisión de Verdad y Reconciliación (CVR) y Comisarías en Ayacucho desde que se inició su larga lucha legal en búsqueda de justicia. “Siempre dijimos que hubo un crematorio en el cuartel Domingo Ayarza (Cabitos) y ahora está comprobado”, declaró muy dolida Sergia Flores viuda de Quicaño, pero a la vez reconfortada, por haberse establecido la verdad en cuanto al cuartel cabitos, donde sí hubo secuestros, tortura, ejecuciones extrajudiciales, asesinatos y cremación de cadáveres.

Esto a todas luces constituye un hecho fundamental y el triunfo de la verdad, ante toda clase de esfuerzos que hicieron los responsables de estos delitos de lesa humanidad por levantar un velo de misterio, de silencio y de mentiras para tapar sus delitos.

APRODEH PRESENTÓ RECURSO DE NULIDAD

APRODEH, en el marco de la defensa de los derechos humanos y su imparable lucha por buscar y encontrar la justicia, presentó hoy Recurso de Nulidad ante la Sala Penal Nacional contra diversos extremos de la sentencia, como la absolución de Roberto Saldaña Vásquez, por no considerar suficientemente los hechos probados, en los que se considera como víctimas a Julio Laurente Cisneros, entre otras personas. Así mismo, cuestiona la exclusión de los cargos de lesa humanidad contra el sentenciado Pedro Edgar Paz Avendaño.

 

BUEN AVANCE EN LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD

Gloria Cano Legua, directora ejecutiva de APRODEH, en representación de las víctimas y familiares del caso Cabitos, señala que la emisión de la sentencia constituye un avance en la búsqueda de la verdad y la justicia en un caso tan emblemático como este: “Dentro de los términos generales, para todos, es un avance el hecho, de que un caso tan emblemático haya sido por fin fallado después de tantos años de proceso judicial. Sin embargo, es una sentencia que deja muchas lecciones, entre las cuales está la necesidad de que tiene que haber una manera de que el Poder Judicial agilice estos procesos. No es posible que los testigos, los propios acusados vayan falleciendo mientras se inicia un proceso judicial.”

La Asociación Pro Derechos Humanos reafirma su solidaridad y compromiso para con las víctimas y familiares del presente caso y seguirá luchando a lado de ellos hasta alcanzar la plena victoria de la Justicia para todas y todos.

 

Oficina de Prensa de APRODEH

Teléfono: 431 0482, anexo 103

Tags:
Descargar