NOTICIAS > Internacionales

Comité Contra la Tortura exige a Argentina resolver hacinamiento en las cárceles y a Afganistán, Corea del Sur y Pakistán, abolir la pena de muerte


Viernes 2 de junio del 2017

El Comité Contra la Tortura (CAT, del inglés, Committee Against Torture) en su 60 sesión entre el 12 de abril y el 17 de mayo de 2017 revisó los reportes estatales de cinco naciones: Afganistán, Argentina, Bahréin, Lebanon, Pakistán y la República de Corea. La tarea del Comité es de supervisar la aplicación de la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Esta Convención que fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1984, la que treinta años después incluye a 155 Estados firmantes, tiene el objeto de erradicar la práctica de la tortura en todos los países del mundo.

Cuando un Estado se hace parte del tratado, debe presentar un informe inicial a la Comité y describir cómo pone en práctica los derechos y obligaciones establecidas en la Convención Contra la Tortura. Después del informe inicial, los Estados partes presentan cada cuatro años un informe sobre nuevas medidas adoptadas para aplicar la Convención Contra la Tortura. Los informes son revisados en sesiones públicas con un diálogo constructivo entre el Estado y la Comité.

Además de los informes de los Estados, la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) participa en las sesiones de la Comité Contra la Tortura. La OMCT es una coalición internacional de organizaciones no gubernamentales que luchan contra la tortura, las ejecuciones sumarias, las desapariciones forzadas y cualquier tratamiento cruel, inhumano o degradante. La OMCT moviliza y coordina actividades de organizaciones de la sociedad civil y presenta comunicados especiales e informes alternos a las Naciones Unidas para conversar, en privado, de las preocupaciones que tengan. Al fin de la sesión, el Comité presenta sus recomendaciones para cada Estado y los asuntos en los cuales deben concentrarse.

 

Afganistán

Una coalición de cuatro ONG presentó un informe conjunto sobre Afganistán donde subraya la necesidad de definir legalmente y de criminalizar la tortura en conformidad con la Convención. Las ONG denuncian el alto número de casos de tortura y detención arbitraria, especialmente de mujeres y niñas y abuso sexual de niños, niñas y adolescentes.

El CAT había notado mejoramientos legales y políticos, por ejemplo, la creación de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán (AIHRC – Afghanistan Independent Human Rights Commission) y el Plan Nacional de la Eliminación de la Tortura. Sin embargo, critica que haya muchos responsables de violaciones de derechos humanos que por el momento siguen en puestos de alta posición en el gobierno. El Comité recomienda que los autores de esos crímenes sean llevados a la justicia. Los casos de tortura de los prisioneros, los niños mantenidos en prisiones para adultos y los altos niveles de violencia doméstica a mujeres recibieron fuertes críticas.

Los próximos pasos que la CAT sugiere a Afganistán son: verificar que los candidatos a puestos gubernamentales no tengan una historia de violación de derechos humanos; investigar y castigar los casos de confesiones forzadas; y cesar de aplicar la pena de muerte y, en todo caso, cambiar las sentencias ya existentes por penas de prisión.

 

Argentina

El CAT notó que Argentina ha iniciado varias leyes e iniciativas institucionales que están en concordancia con la Convención. Sin embargo, después de recibir las recomendaciones en 2004, el país no ha implementado un registro nacional de tortura y maltrato, ni ha  creado el Mecanismo Nacional de Prevención que fueron considerados importantes.

La tortura y el maltrato son todavía comunes en los centros de detención en Argentina. Por eso, el Comité recomienda la creación de un mecanismo para recibir e investigar quejas y de un sistema para proteger y ayudar a las víctimas de tortura y los testigos privados de libertad.

El CAT criticó la cantidad de los detenidos y el hacinamiento en las cárceles y el empeoramiento de las condiciones de los detenidos. Las otras cosas mencionadas fueron la necesidad de modificar la definición de la tortura en el Código Penal para que esté de acuerdo con los estándares internacionales, suprimir el uso de la violencia y la detención arbitraria por parte de las fuerzas de seguridad contra jóvenes socialmente marginados y la violencia de género.

El CAT sugirió que el gobierno argentino investigue todas las quejas de muerte, tortura y maltrato por parte de las fuerzas de seguridad, cree el Mecanismo de Prevención Nacional y establezca un registro nacional de quejas, investigaciones, enjuiciamientos y penalizaciones.

 

Pakistán

En Pakistán, los informes alternativos conjuntos presentan varias violaciones de la Convención, por ejemplo, la tortura de los detenidos, la falta de las investigaciones de los casos de tortura, la falta de la definición de la tortura en la legislación y las penas de muerte basadas en confesiones, que son un resultado de coacción.

Fue la primera vez que el CAT ha estudiado la situación en Pakistán. El Comité notó la falta de investigaciones criminales y de castigo de la tortura, aunque existían acusaciones serias de la tortura por parte de la policía. En caso de que la policía esté investigando casos de tortura por la policía, muchas veces son los colegas de los acusados que los están investigando.

En la legislación de Pakistán, la definición de tortura no está de acuerdo con la convención y el Comité sugirió que el país corrija el asunto. La legislación contra terrorismo y el poder amplio del ejército de detener gente solamente con la sospecha de actividades terroristas causa preocupaciones al Comité.

Los casos de ejecuciones extrajudiciales, tortura y desaparición forzada no han sido adecuadamente investigados. Además, los miembros del Comité criticaron que la Comisión Nacional de Derechos Humanos no haya podido trabajar independientemente ni en forma efectivamente en ese país.

Las acciones se seguimiento incluyen la de enjuiciar y castigar adecuadamente a los agentes policiales culpables de tortura, crear entes que vigilen las acciones de la policía, en forma completamente imparcial e investiguen todas las acusaciones de tortura y maltrato, para que los culpables puedan ser debidamente sentenciados.

 

Corea

El uso excesivo de fuerza por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, en Corea del Sur, recibió críticas de los miembros del Comité. Una persona había muerto durante una demonstración resultado del uso de un cañón de agua de alta presión de la policía. Algunos de los manifestantes detenidos no tenían acceso a la asistencia médica, aunque fueron heridos. Los culpables de las lesiones y la muerte de los manifestantes no fueron investigados.

Los juicios todavía condenan gente a penas de muerte, a pesar de la moratoria de la aplicación de la pena de muerte desde 1977, en el país. El Comité Contra la Tortura considera necesario que el gobierno de Corea aplique la abolición de la pena de muerte y convierte las sentencias de ese tipo a penas de prisión.

El CAT se encuentra preocupado sobre el alto número de suicidios y muertes súbitas en instalaciones correccionales, y piensa que esta situación es el resultado de la falta de tratamiento médico y de los procedimientos de investigación coercitiva de la policía y los fiscales.

Los temas para el seguimiento son: los resultados de las investigaciones de la muerte de Baek Nam-Gi durante la demonstración; el cierre de las restantes “células sustitutivas” de las prisiones; y el establecimiento de la oficina del Ombudsman militar como entidad independiente. (Nota: Anna Laine)

Descargar