NOTICIAS > Internacionales

Informe de la ONU condena violaciones de derechos humanos en Venezuela y critica política gubernamental represiva


lunes 4 de septiembre del 2017

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) publicó el 30 de agosto un informe “Violaciones y abusos de los derechos humanos en el contexto de las protestas en la República Bolivariana de Venezuela del 1 de abril al 31 de julio de 2017”.

En el informe ACNUDH presenta las violaciones de los derechos humanos cometidas por autoridades estatales y no estatales de Venezuela y sugiere una lista de recomendaciones para evitar nuevos actos de violencia y violaciones de los derechos humanos y para favorecer el diálogo político. Por la falta de autorización del Gobierno venezolano para entrar en el país, el informe basa sus datos en 135 entrevistas con víctimas y sus familiares, testigos, representantes de ONG, periodistas, abogados, médicos, paramédicos, el Ministerio Público e información de la Defensoría del Pueblo y de la Misión Permanente de la República Bolivariana de Venezuela para las Naciones Unidas en Ginebra.

Los datos del informe revelan un gran número de violaciones de derechos humanos, entre ellos muertes, detenciones arbitrarias, casos de tortura y uso excesiva de fuerza. También detectaron violaciones del derecho de reunión pacífica y ataques contra periodistas.

Al 31 de julio, el Ministerio Público de Venezuela estaba investigando 124 muertes durante las manifestaciones de las cuales las fuerzas de seguridad son presuntamente responsables de 46 muertes y los grupos armados progubernamentales conocidos como colectivos de 27 muertes. Durante las manifestaciones murieron nueve agentes de seguridad y no se han podido determinar los responsables de 51 muertes.

Según datos fiables de ONG locales, 5.051 personas fueron detenidas arbitrariamente durante el periodo de estudio, entre ellas 410 fueron menores de edad. Todavía más de 1.000 de ellos siguen encarceladas.

Las fuerzas de seguridad han regularmente utilizado fuerza excesiva en los arrestos, entre los cuales en varios casos han documentado malos tratos que constituyen formas de tortura como descargas eléctricas o posturas que causan estrés con el objetivo de castigar, humillar o extraer confesiones.

Las autoridades han violado sistemáticamente el derecho de reunión pacífica. Las fuerzas de seguridad han hecho ataques en contra de periodistas y profesionales de los medios de comunicación con bombas lacrimógenas, detenciones y sustracción de su equipo para que no comuniquen sobre las manifestaciones.

La Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) han usado gases lacrimógenos, tanquetas lanza-agua y perdigones de plástico sin previo aviso y sin tomar en cuenta la necesidad y la proporcionalidad que requieren los principios jurídicos internacionales. Esas armas, que son clasificadas como menos letales, sin embargo, han sido usadas con el fin de causar daño innecesario. Por ejemplo, las fuerzas de seguridad han lanzado los gases lacrimógenos directamente contra los manifestantes y han modificado las municiones para hacerlas más dañinas.

Por su parte, también algunos grupos de manifestantes antigubernamentales han atacado violentamente contra las fuerzas de seguridad, de vehículos y de oficinas gubernamentales y al menos cuatro personas han muerto por estos ataques.

El informe concluye que las violaciones de derechos humanos durante las protestas antigubernamentales apuntan a la existencia de una política represivo de las autoridades venezolanos. Las fuerzas de seguridad han utilizado fuerza excesiva de manera sistemática con la meta de infundir temor en la población para frenar las manifestaciones.

La situación de los derechos humanos coincide con la crisis económica y social del país y su situación política nacional cada vez más inestable y polarizada. El ACNUDH presenta al Gobierno de Venezuela una lista de 16 recomendaciones, por ejemplo, acabar con las detenciones arbitrarias y condenar públicamente todos los casos de tortura. El ACNUDH también exhorta a los partidos de oposición a condenar todos los actos de violencia, en particular de grupos de manifestantes violentos, y recurrir a los mecanismos internacionales y regionales de derechos humanos.

 

Oficina de Prensa de APRODEH

Teléfono: 431 0482, anexo 103

Descargar