NOTICIAS > Nacionales

Nuevos testimonios sobre delitos de lesa humanidad en la base militar Madre Mía deben conducir a investigar no sólo al Capitán Carlos, sino también a otros altos oficiales


Miércoles 21 de junio del 2017

Dos exsoldados confiesan asesinatos en la base contrasubversiva Madre Mía por orden del Capitán Carlos. En las entrevistas del programa “Cuarto poder” de América Televisión, los exsoldados, que se presentaron con los seudónimos de “Anchoveta” y “Manzanita”, declararon sobre crueles torturas y homicidios que fueron ordenados por el expresidente Ollanta Humala, alias Capitán Carlos. Los exsoldados han hecho sus declaraciones ante la fiscalía y están dentro de un programa de protección a testigos.

El exsoldado, que se presenta con el seudónimo de “Anchoveta” para proteger su identidad, entró a la base militar Madre Mía cuando tenía 17 años. Ahora, a los 42 años de edad, es padre de dos hijos y dice que no quisiera que lo que les ha pasado a muchas personas en la base militar le pase a su familia. “Anchoveta” cuenta que no entiende cómo puede estar libre, aunque ha asesinado. Quiere asumir la responsabilidad de los hechos que pasaron en la base militar para dar paz a su conciencia.

“Anchoveta” cuenta que ha matado varias personas, mujeres y hombres, y dejado a muchos niños huérfanos. Las matanzas sucedieron por el orden del Capitán Carlos. Antes de su primer asesinato, al momento de estar frente a la víctima, el Capitán Carlos le dijo a “Anchoveta”: “Si no haces tú, lo hago yo”. El exsoldado cuenta haber matado solamente para cumplir órdenes. Los cuerpos de los asesinados fueron quemados en una cancha con gasolina para destruir las evidencias. Además de ser un lugar de muerte, la base funcionó como una parada intermediaria para el dinero de los narcotraficantes. “Anchoveta” dice que no sabe el destino al que fue a parar el dinero, pero que llegó a Madre Mía diariamente. El exsoldado dice que nunca quisiera volver a esa vida.

El exsoldado que se autodenomina con el seudónimo de “Manzanita”, entró a la base contrasubversiva Madre Mía cuando tenía solamente 16 años. Después de 25 años, quiere contar sobre los eventos crueles de base militar Madre Mía. Durante los años 1991 y 1992 cuando estaba en la base, “Manzanita” asesinó a 5 personas. Los asesinatos no sucedieron dentro de la base, sino cerca del rio, a unos 200 metros de la base. Se llevaban a las víctimas a ese lugar, encapuchados, y si no querían hablar, se les asesinaba, cortándoseles el cuello. Después, se echaban los cuerpos al rio con piedras en su interior para que el cadáver quede sumergido.

“Manzanita” cuenta que un día después de que el combate había terminado, vieron tres mujeres caminando cerca de la base militar. El Capitán Carlos, que era el seudónimo de Ollanta Humala, les paró, les llevó a la base y dijo a los soldados: “les regalo”. Las mujeres, de las cuales dos tenían alrededor de 30 años y una de ellas era una niña de solamente 14 años, fueron violadas y soltadas al rio, vivas.

“Manzanita” cuenta que después de terminar su servicio en la base, le invitaron a ir a Lima nueve veces para negar en frente de los abogados las matanzas y violaciones ocurridas en la base militar Madre Mía. Recibió un pago de entre 500 y 1000 soles por cada viaje. Ahora quiere contar su historia para recobrar su propia dignidad y vivir en paz con su familia. “Manzanita” dice que, si alguien no cree su historia, puede llevarles a Madre Mía y mostrarle los lugares donde pasaron los crímenes.

La fiscalidad está investigando lo que pasó en la base militar de Madre Mía entre los años 1991 y 1993. El expresidente Ollanta Humala aún no ha dado su respuesta sobre las confesiones de los dos exsoldados. La responsabilidad de Humala solo se ha investigado en el caso de la desaparición forzada de Natividad Ávila Rivera y Benigno Sulca Castro, en el caso que fue cerrado en 2009.

Basado en las nuevas confesiones de asesinatos en la base contrasubversiva Madre Mía, el caso cerrado de las desapariciones forzadas debería ser reabierto. Igualmente, por la nueva información obtenida en los testimonios de los dos exsoldados sobre la identidad del Capitán Carlos, la responsabilidad del expresidente Ollanta Humala debería ser investigada, sobre los asesinatos, desapariciones forzadas y violaciones sexuales en la base contrasubversiva Madre Mía.

“Creemos que esta investigación no debería centrarse en el jefe de la base, también en los que conocieron y ordenaron la situación. Estamos hablando de la muerte de 60 personas en uno de los acontecimientos y unas 100 personas en otro”, sostuvo la doctora Gloria Cano, Directora Ejecutiva de la Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH).

Descargar